La vida de Jesús se extiende desde su humilde nacimiento, a través de sus enseñanzas, la crucifixión y la resurrección final.